Actions

Work Header

Carpetober

Chapter Text

A Il-Ira el frío no le hace especial ilusión, es más de quedarse a resguardo cubierta del mayor número de mantas que pueda encontrar, y eso si están en cada de Hoja, son muchas mantas.
Il-Ira se despide de Lyrial se cuando está se marcha a la compra, la dracónida se encarga, mientras tanto, de sacar el chocolate del cazo, especia su taza y añade pequeñas nubecitas en la de Lyrial, cuando está apunto de colocarlos en la mesita del salón da un respingo, derramando un poco.

-¡¡Il-Ira, Il-Ira, Il-Ira!!
-¿Q-Qué pasa?
-Que está nevando.
-Lyrial que casi me da un infarto. De forma metafórica.- aclara.
-Lo siento, no quería asustarte, pero está nevando, tendremos que salir a jugar.
-Está bien, si cuaja saldremos.- dice como si realmente hubiera tenido alguna posibilidad de quedarse en casa.
-Muy bien, me voy a comprar, hasta luego.- dice la elfa saliendo por la puerta rápidamente.

Lyrial se sienta en el sillón de al lado de la ventana con la taza ya vacía entre las manos mientras mira la nieve caer y acumularse en el suelo, de vez en cuando mira a su novia con ojos brillantes.
Después de horas de nerviosismo de la elfa Il-Ira se va a poner todas las capas de ropa que puede incluido el gorro, que va a juego con el de Lyrial, tejido por Hoja como regalo de aniversario para Lyrial y ella.

Al salir al exterior el aire cortante con pequeños copos de nieve golpean a Il-Ira que entierra el hocico en la bufanda mientras Lyrial sale corriendo, prácticamente en mangas de camisa, y se abalanza sobre la nieve de espaldas para dejar la silueta de su cuerpo en ella, Il-Ira ríe feliz.

La tarde pasa no sin haber hecho una buena pelea de bolas de nieve con todos sus amigos, que por supuesto Lyrial gana, aunque no es por la falta de emoción que le pone Copelia, llegó a darle en la cara a Sol que observaba sentado en un banco, ella se excusó diciendo que había sido sin querer, Il-Ira no lo tenía tan claro.

Al caer la noche deciden ir todos a casa de Hoja y de manera natural como si aquel fuese su propio hogar comienzan a hacer la cena, colocar las sillas y poner la mesa, cuando todos están ya sentados comiendo Lyrial apoya su cabeza en el hombro de su novia e Il-Ira le da un beso en el pelo mientras piensa que no le importa lo fríos que sean los próximos inviernos si tiene a Lyrial a su lado.